Persona y rostro, principios constitutivos de la bioética personalista

Autores/as

  • Miguel Ángel Millán-Atenciano Unversidad Católica San Antonio
  • Gloria María Tomás y Garrido UCAM

Palabras clave:

, protección, vida humana, relación, alguien, mismidad, ética, rostro, fraternidad, fecundidad, humanidad. (Fuente, Decs, Bireme).

Resumen

DOI: 10.5294/pebi.2012.16.2.6

El presente artículo tiene a la persona y al rostro como centro de su reflexión ética. El hecho de que estas dos categorías sean objeto de nuestro estudio nos permite incidir en la reflexión personalista que propone el filósofo Emmanuel Lévinas. La antropología filo- sófica personalista presenta unas características indispensables en las que se va a constituir la bioética personalista y que nos permi- tirán inferir en el determinante “cuidado de lo humano” al que nos conduce toda responsabilidad ética. La vida humana se expone como el valor primario que es necesario proteger, puesto que en él subyace la mismidad humana que nos permite reconocernos y, al mismo tiempo, abrirnos a la acogida del otro y al establecimiento de la “relacionalidad” con el rostro anónimo. La presencia del rostro de mi semejante me interpela a la obligación máxima de toda prescripción judía, no atentar contra la vida, que es la que justifica Lévinas para presentarnos una ética del otro que nos permita ser corresponsables contemplando en el rostro del otro a la humanidad entera. DOI: 10.5294/pebi.2012.16.2.6

Descargas

Publicado

2013-02-01

Número

Sección

Artículos de reflexión